Programa 10 – Depresión

Fecha : 17/ Agosto/ 2007
Radio Fórmula  12:50  AM  XEJX
INVITADO: DR. SERGIO ACEVES GUZMAN
Egresado de la Fac. de  Medicina Nicolaita de Michoacán, hizo la Especialidad de Psiquiatría en el Instituto Nacional de Psiquiatría,  Es Docente en la Fac. de Medicina de la UAQ, Ejerce a nivel Institucional en CECOSAM  dependiente de la S.S.A.  Y  a nivel privado  su consultorio Ubicado en Lázaro Cárdenas 216 Col. Estrella   2139468 Tel.Cel. 442 2 728453    En San Juan del Rio : Río Galindo 3 Col. San Cayetano tel. 427 27 245 54
DESARROLLO DEL TEMA :
DEFINICIÓN:

Todo el mundo atraviesa períodos de tristeza, de soledad o de infelicidad. Los acontecimientos cotidianos, y nuestras reacciones ante ellos, afectan a veces a nuestra paz interior. Así es la vida. Pero cuando estos sentimientos duran semanas o incluso meses, impidiendo que volvamos a adoptar una visión sana de la realidad, es posible que nos hallemos ante una depresión.
El trastorno depresivo es una enfermedad que afecta el organismo (cerebro), el ánimo, y la manera de pensar. Afecta la forma en que una persona come y duerme. Afecta cómo uno se valora a sí mismo (autoestima) y la forma en que uno piensa. Un trastorno depresivo no es lo mismo que un estado pasajero de tristeza. No indica debilidad personal. No es una condición de la cual uno puede liberarse a voluntad. El depresivo está enfermo de su voluntad, y desgraciadamente los familiares y amigos, para estimularlos le piden “¡Ten Voluntad!”, lo que tortura al paciente depresivo pues la enfermedad se caracteriza por ausencia de la misma (no pueden, no es que no quieran). Se les recomienda que salgan de vacaciones, sin saber que el depresivo llevará su depresión en la maleta.
CAUSAS:
La depresión es una enfermedad que designa un desequilibrio bioquímico del cerebro y de sus neurotransmisores, los cuales normalmente envían estímulos  de neurona a neurona y nos permite funcionar, actuar,  caminar, leer, disfrutar, que tengamos diferentes estados de ánimo. etc. En la depresión estos estímulos están alterados provocando enlentecimiento, estos cambios se pueden provocar por ejemplo con anestésicos, sedantes.
Las alteraciones están afectando ciertas regiones del cerebro sobre todo las relacionadas con las  conductas emocionales de la persona por lo que estamos hablando de una Enfermedad Cerebral.
En los últimos años, la investigación científica ha demostrado que algunas enfermedades físicas pueden acarrear problemas mentales. Enfermedades tales como los accidentes cerebro-vasculares sobre todo las que afectan al lado izq. Del cerebro, los ataques del corazón, el cáncer, la enfermedad de Parkinson, Alzhaimer  y los trastornos hormonales, pueden llevar a una enfermedad depresiva. La persona enferma y deprimida se siente apática y sin deseos de atender a sus propias necesidades físicas, lo cual prolonga el periodo de recuperación. La pérdida de un ser querido, los problemas en una relación personal, los problemas económicos, o cualquier situación estresante en la vida (situaciones deseadas o no deseadas) también pueden precipitar un episodio depresivo. Las causas de los trastornos depresivos generalmente incluyen una combinación de factores genéticos, psicológicos y ambientales.

La aparición de un cuadro depresivo puede ser desencadenado  por la perdida que por su valor simbólico, lleva a una disminución de la autoestima. Esa pérdida produce frustración, que provoca hostilidad, que en lugar de dirigirse hacia el objeto frustrador se vuelve hacia el propio paciente; como consecuencia de la identificación que se ha producido entre el objeto y la persona. Este enojo contra si mismo se presenta bajo la forma de sentimientos de culpa.
Existen medicamentos que pueden alterar la trasmisión nerviosa ya que atraviesan la barrera hematoencefálica: antihipertensivos, sedantes, antiepilépticos, psicotrópicos,  esteroides anabólicos, prednisona, estimulantes inhibidores del apetito, analgésicos, antibióticos, anti cancerígenos, diuréticos, medicamentos para controlar asma, etc. También el  uso de sustancias ilícitas como la cocaína o lícitas pero igualmente dañinas como anfetaminas, el alcohol, las cuales en un principio provoca euforia pero posteriormente un estado de enlentecimiento. No olvidemos que todo lo que sube baja, lo mismo ocurre con el estado de euforia provocado por los estimulantes.

CUADRO CLINICO: (MANIFESTACIONES CLINICAS)
➢    Tristeza patológica: Se diferencia de la tristeza, que puede ser un estado de ánimo normal como la alegría, cuando alcanza un nivel tal que interfiere negativamente en la vida cotidiana, tanto en lo social como en lo familiar y lo sexual. Aarece sin motivos o tras un acontecimiento significativo. Es una sensación muy profunda, arrasadora. Tanto, que el paciente se siente “en baja”, tal como si hubiera perdido el sabor, el placer de vivir. Se considera incapaz de brindar amor o afecto, lo cual aumenta sus sentimientos de culpa. Un dato tremendo: el 15% de los deprimidos termina suicidándose.
➢    Desgano y anhedonia: el sujeto se torna apático, no tiene ganas de nada (ni siquiera de vivir) y nada le procura placer
➢    Ansiedad: es la acompañante habitual del deprimido, que experimenta una extraña desazón, como un trasfondo constante. Cuando la ansiedad es la predominante  en el cuadro clínico, estamos frente a una depresión ansiosa. Por lo contrario, cuando predomina la inhibición, se trata de una depresión inhibida; quienes la padecen son personas malhumoradas, irritables, agresivas.

➢    Insomnio: al paciente le cuesta conciliar el sueño y, además, se despierta temprano y de mal  carácter.
En algunos casos, que constituyen minoría, puede presentarse la hipersomnia (exceso de horas de sueño).
➢    Alteraciones del pensamiento: imagina tener enfermedades de todo tipo(hipocondriasis); surgen ideas derrotistas, fuertes sentimientos de culpa, obsesiones. El pensamiento sigue un curso lento y monocorde, la memoria se debilita y la distracción se torna frecuente.
➢    Alteraciones somáticas: por lo común surgen dolores crónicos o erráticos así como constipación y sudoración nocturna. Se experimenta una persistente sensación de fatiga o cansancio.
➢    Alteraciones del comportamiento: el paciente tiene la sensación de vivir arrinconado, rumiando sus sinsabores. Puede estar quieto, de manos cruzadas, o explotar en violentas crisis de angustia o en ataques de llanto por motivos insignificantes. Le resulta difícil tomar decisiones y disminuye su rendimiento en el trabajo.
➢    Modificaciones del apetito y del peso: la mayoría de los pacientes pierde el apetito y, en consecuencia, provoca la disminución de peso, pero en otros puede comer descontroladamente, como compensación a su sensación de vacio interior  y subir de peso.
➢    Pérdida del placer: en lo sexual, se llega a la impotencia en el hombre o a la frigidez en la mujer; también disminuye y tiende a desaparecer el contento en el trabajo, en el deporte y en los juegos y otras actividades que anteriormente le eran gratificantes.
➢    Culpa excesiva: siente con exceso la carga de una culpa inexistente, lo cual puede desembocar en delirios.
➢    Pensamiento suicida: los pacientes presentan una preocupación exagerada por la muerte y alimentan sentimientos autodestructivos.
➢    Disminución de la energía: se produce un cansancio injustificado, a veces con variaciones durante el día, muy a menudo más acentuado por la mañana.

DIAGNOSTICO:

Se basa principalmente en  la historia clínica del paciente,  antecedentes hereditarios (por la predisposición hereditaria) ,  Enfermedades concomitantes
(Diabetes, hipertensión, hipotiroidismo, cáncer, etc)   Uso  medicamentos (antihipertensivos, anticonvulsivantes,  antiepilépticos, psicotrópicos, anti cancerígenos, esteroides, etc) uso de estimulantes (alcohol. Cocaína, anfetaminas etc)
Se pedirán los exámenes de laboratorio y Gabinete necesarios para u n diagnostico diferencial con otras enfermedades.

TRATAMIENTO:

Es curable siempre y cuando se lleve un control responsable de los antidepresivos, aunado, desde luego, a la psicoterapia. Los antidepresivos han evitado que muchos enfermos terminen en un hospital psiquiátrico, porque a veces son la única respuesta al desequilibrio bioquímico del cerebro.
Los antidepresivos tienen una eficacia del 75 al 80 por ciento, pero de ninguna manera producen, por sí mismos, sentimientos de felicidad. Los beneficios se obtienen cuando se restablece el funcionamiento normal de algunas células nerviosas, entonces los síntomas de la depresión van desapareciendo. Los efectos del medicamento no son rápidos: en promedio, un paciente deberá esperar de 10 a 21 días para sentir alguna mejoría.
En cuanto a la psicoterapia, los grupos pueden ser altamente efectivos para el tratamiento de la depresión. Una de las razones de su funcionamiento es que muchas necesidades se satisfacen en el grupo: facilitan la exploración de las fuentes de la depresión, identificando su impacto en el núcleo familiar. Además, proporcionan una oportunidad de aprender a compartir, de ayudar efectivamente a otros y de desarrollar y nutrir valiosas capacidades de comunicación.

También es importante tomar en cuenta:

  • El ejercicio como antídoto natural para la depresión, por razones biológicas y psicológicas. Se recomienda correr, nadar, andar en bicicleta, etcétera.
  • Acudir a redes sociales de apoyo.
  • Cambio de entorno, sobre todo si son conflictivas las personas con quienes se establecen relaciones.
  • Definir qué pasa, es decir, cómo se siente y cuáles son sus problemas, e identificar qué soluciones se les ha dado.
  • Romper mitos y creencias de lo que debe ser un hombre y una mujer.
  • Consentirse, bailar, salir, crear, caminar, leer, hablar por teléfono, cantar, arreglarse, etcétera.
  • Hacer una revaloración de uno mismo, reconsiderando lo negativo y también de lo positivo.

CONCLUSION:
La depresión es una patología médica, una enfermedad tratable que generalmente incluye cuatro o más de los síntomas enunciados abajo. Si usted, o algún miembro de su familia, presenta cuatro   ó más de dichos síntomas, si éstos son severos y duran una semana o más sin desaparecer, hable con su médico, pida ayuda.
1.    Cambios en el ciclo del sueño: gran aumento del número de horas que duerme, dificultad en conciliar el sueño, despierta temprano en la mañana.
2.    Cambios en los hábitos alimentarios: come con exceso, o tiene pérdida del apetito.
3.    Disminución en el interés sexual.
4.    Pérdida de energía vital, mayor cansancio e irritabilidad.
5.    Padecimiento y dolores físicos inexplicados.
6.    Reducción en el placer por las actividades habituales que antes disfrutaba hacer; sentimiento de falta de interés por la vida.
7.    Dificultad para concentrarse y para tomar decisiones.
8.    Sentimiento de desamparo y de desesperanza; creencia que nada puede ayudarlo.
9.    Cambios en actitudes, especialmente pérdida de interés por amigos, familiares, empleo y entretenimientos
10.    Mayor tiempo dedicado a pensar en el pasado y en errores del pasado, sentimientos de culpa e ideas de muerte.

REFLEXION:
PENSAMIENTO DE JUAN PABLO II
(UN SER UNIVERSAL)
“LA ESPERANZA NO ES LA CONVICCIÓN DE QUE LAS COSAS SALDRÁN BIEN, SINO LA CERTIDUMBRE DE QUE ALGO TIENE SENTIDO, SIN IMPORTAR EL RESULTADO FINAL”

“SIN LA ESPERANZA SE APAGA EL ENTUSIASMO, DECAE LA CREATIVIDAD Y MENGUA LA ASPIRACIÓN HACIA LOS MÁS ALTOS VALORES”.

Dra. Irma Quintanilla Glez.
Especialista en Medicina Familiar
Terapeuta Familiar

2 pensamientos en “Programa 10 – Depresión

  1. Micaela

    TENGO DEPRESIÓN BIPOLAR TIPO II DESDE HACE VARIOS AÑOS. hE PERMANECIDO CON TRATAMIENTO PSIQUIÁTRICO Y PSICOANÁLISIS DESDE HACE VARIOS AÑOS. HE TENIDO MEJORÍA TEMPORARIAS. TAMIÉN SUFRO DE HIPOTIROIDISMO Y HACE UN TIEMPO QUE NO PUEDO PARAR DE COMER. ES TAL LA ANSIEDAD QUE SI NO COMO PARECE QUE ME VOY A DESCONTROLAR.¿QUÉ PUEDO HACER?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *