Radio Fórmula  12:50  AM  XEJX
PRESENTACIÓN DEL TEMA:  Dra. Irma Quintanilla Glez.
CURRICULUM: Título de Médica Cirujana, Egresada de la Fac. de Medicina de la Universidad autónoma del Estado de México; Especialista en Medicina Familiar en el IMSS con estudios avalados por el IPN, Terapia Familiar en el Centro de Estudios Psicoterapéuticos avalado por la UAQ, Ponente en diversos Congresos Estatales y Nacionales dirigidos a Médicos; Organizadora del Primero y II Congresos  de Medicina Familiar en Qro. Ex Presidenta de la Sociedad de Médicos Familiares de Qro.AC. Fundadora de la Asociación Queretana de Terapeutas y Psicoterapeutas familiares  de Qro. AC; Miembro activo del Colegio Médico desde 1981 a la fecha,   Coordinadora  de vinculación interinstitucional  de 2006-2008 en la actual Mesa Directiva del Colegio Médico;  Ponente en diversos foros dirigidos a la comunidad, Entrevistas en Radio y Televisión desde  2000 (Grupo ACIR, Radio Centro Radio Querétaro, Radio Universidad, Imevisión),  Conductora del Programa de Radio «Salud Integral, Vida y Familia» en Radio fórmula 12:50 AM. Certificada y Re Certificada ante el Consejo Mexicano de Certificación A.C hasta el 2011

La familia es y seguira siendo el núcleo de la sociedad.
Que importante es conocer, desentrañar y utilizar «los tesoros ocultos de la familia», los recursos que posee cada familia, a veces totalmente insospechados aún para ella misma,  permite  dar  una esperanza en aquellas familias en las que  existe disfunción y  que creen que han ocasionado daños irreversibles, ¡siempre hay oportunidad¡ lo importante es tomar conciencia de la función y rol que se tiene en la familia y asumirlo, entre más pronto mejor.
Si el desarrollo familiar es equilibrado y funcional, sus miembros aprenden desde temprana edad a  asumir una serie de papeles  o roles que luego trasladarán a su vida  extrafamiliar.


La familia no se reduce a la suma de interacciones entre padres e hijos y las relaciones fraternas, sino que es una totalidad dinámica que asume la función de diferenciación y de lazo entre sexos y entre generaciones.
Si consideramos a la familia  como un sistema, no ya como la sumatoria de personas que la componen,  tenemos que todo lo que afecte a un miembro tendrá repercusiones en el resto del sistema, tal es el caso de una enfermedad, cuando un miembro de la familia enferma, mueve a toda la familia, se reestructuran para seguir funcionando o se fragmentan   y comprometen su funcionalidad;  existen familias que por miedo se resisten a cambiar, que su aparente equilibrio (homeostasis) lo basan en la disfuncionalidad; además  la familia es un sistema abierto que tiene múltiples intercambios sociales, políticos, económicos, culturales y religiosos. lo que hace que sus roles no sean rígidos y solo ejercidos por una sola persona, es necesario convencernos que todos los que  conformamos a una familia, somos importantes, afectamos a los demás ya sea positiva o negativamente, por lo tanto,  en una familia si unimos esfuerzos todos ganamos y aún en las peores crisis que nos imaginemos saldremos fortalecidos, lo importante es descubrir las herramientas que tenemos o inventarlas para defender nuestra unidad familiar, nuestra funcionalidad.
De acuerdo a la evolución de la familia, también han evolucionado los roles de paternaje:

Asi como hablamos que la funcionalidad familiar es la principal característica que debe tener una familia para que promueva un desarrollo integral de todos sus miembros, para  lo cual es imprescindible que tenga: jerarquías claras, roles bien definidos y claros, comunicación abierta, congruente entre lo que se dice, piensa, hace y  la capacidad de adaptación al cambio, también existen tipos familiares que pueden llevar a la disfuncionalidad:

➢    Familia rígida. Inflexibilidad, mucho miedo por perder su equilibrio ante los cambios, temen perder a su familia, su homeostasis, no aceptan el ciclo natural de evolución de la familia.
➢    Familia sobreprotectora. Cuidados excesivos hacia los hijos para evitarles peligros o que se enfrenten a la vida real con sus altibajos, les impiden cualquier frustración, impidiendo con ello su crecimiento.
➢    Familia amalgamada. No permite la independencia y autonomía de sus miembros, tienen poca confianza en sus individualidades,  consideran su fortaleza en base a su «unión».
➢    Familia centrada en los hijos. En donde los padres no saben enfrentar sus propios conflictos y centran su atención en los hijos, así en vez de tratar temas de la pareja o relacionarse con el cónyuge, su vida, atención y cuidados se centran exclusivamente en los hijos y cuando estos se van, queda la pareja como dos desconocidos, sin proyecto de vida como tal.
➢    Familia permisiva. Los padres son incapaces de marcar límites claros, coherentes y sensatos. muchos hijos acaban asumiendo el mando familiar.
➢     Familia violenta. Prevalece el abuso de poder y control de unos sobre otros, generalmente del padre respecto a la madre y sus hijos. Esto se refleja en otro de relaciones y en  las familiar que los hijos procreen.
➢    Familia ambivalente. Las decisiones y actividades paternas suelen ser severas o  en exceso indulgentes.  Generalmente se aplican las reglas dependiendo del estado de ánimo de los padres.
El niño desconcertado por tal falta de congruencia se vuelve un adulto pasivo-dependiente, incapaz de expresar sus necesidades, ocasionando que se sienta frustrado, culpable u hostil.

¿Que tipo de familia somos?  Reflexionemos y veamos si somos generadoras de disfuncionalidad.

Un concepto muy fecundo (relativamente nuevo) es el de «resiliencia familiar»    la palabra resiliencia, que empleamos hoy para estudiar a las familias, está tomada de la física. se refiere a la elasticidad de un material, su tendencia a oponerse a la rotura por choque. la analogía de este concepto transportado desde la física hacia la familia se refiere a los recursos, a la capacidad de soportar las crisis y adversidades y recobrarse, tanto a nivel individual como familiar.

Mientras que una crisis o un estado persistente de estrés puede derrumbar a algunas familias, otras emergen de ellos fortalecidas y con mayores recursos. para sobrevivir y recuperarse de medios familiares y/o sociales altamente destructivos, gracias a lo que podríamos llamar fortaleza interior.

conclusiones:

REFLEXIÓN:
Busquemos la paz
La paz no es solo ausencia de guerra. La paz procura el bien y evita el mal. Es darse a los otros. El daño que se hace cuando no hay paz verdadera es inconmensurable. Y esto en todo sentido: a nivel personal, en la familia y entre los países. Para conseguir la paz hay que saber perdonar, olvidar y comprender.

MUCHAS GRACIAS
DRA. IRMA QUINTANILA GLEZ
(iqglez@gmail.com)

0 respuestas

  1. La verdad el comprender el concepto de familia amalgamada me hace entender el porque no entro en un circulo como tal, debido a que tengo conflictos fuertes con la familia de mi esposo, por tener ideas propias y que defiendo, ahora lo entiendo y se que no quiero ser asi.
    Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.